Llámame +34 983 389 837
Stay connected:

¿Cómo empezar a cuidarse?

¿Cómo empezar a cuidarse? Una de las preguntas que nos hacemos con mayor frecuencia; más aún después de fiesta, vacaciones o haber pasado por algún problema de salud. Se plantean propósitos saludables y se busca establecer rutinas que nos permitan sentirnos mejor.

Cuidarse puede significar bajar de peso, establecer rutinas de alimentación, planes de ejercicio, tratamientos corporales, actividades anti estrés o simplemente aprender a disfrutar de la vida plenamente. El propósito, en todo caso, siempre será mejorar la disposición para enfrentar las actividades diarias, llenarnos de energía y estar a gusto con las sensaciones del cuerpo.

Antes de iniciar, será importante que fijemos el motivo por el cual se desea establecer el cambio. Tener en mente las razones de esta nueva etapa, permitirá mantener el enfoque y evitar acciones inadecuadas o que no se adapten a nuestras metas. El ¿Por qué? y ¿Para qué? nos permitirán establecer el ¿Cómo?

5 pasos para empezar a cuidarse

Evidentemente, la ruta para empezar a cuidarse dependerá del objetivo que se desee alcanzar y los métodos que estén disponibles para alcanzarlos. De forma simple, al tomar la determinación de empezar a cuidarse, debemos tomar en consideración:

✌️ Revisa tus hábitos

Al revisar en detalle las actividades habituales de alimentación, descanso, trabajo o recreación, será fácil determinar el factor que requiere ser modificado. Tener conciencia de qué y cuánto comemos, dormimos, bebemos y trabajamos puede darnos suficientes indicios sobre determinado malestar o condición que nos afecte.

Si hay problemas de sueño, será probable que haya falta de energía durante el día. Una dieta inadecuada podría generar obesidad o falta de peso. El exceso de trabajo se reflejará en estados de estrés. Al saber dónde está el problema será mucho más fácil encontrar el medio para solucionarlo.

😃 Define tu motivación

Las razones que impulsan la decisión de empezar a cuidarse, deben ir acompañadas de un propósito. Este último permitirá mantener el enfoque y el entusiasmo en lo que se persigue. El deseo de cuidarse, debería verse reforzado con  una meta. Los proyectos sin propósito suelen ser poco exitosos.

Por ejemplo, bajar de peso para entrar a una determinada categoría deportiva. Disminuir el consumo de grasas para regular los niveles de colesterol. Cambiar los hábitos alimenticios para mejorar el aspecto de la piel. Y así, muchas opciones que ayudarán a fijar una meta a la cual acercarse.

Es importante interiorizar que el proceso de cuidarse, debe incluir tanto los aspectos físicos como los anímicos. Muchas veces trabajar en un cambio de actitud puede ser tan beneficioso como un plan de ejercicios. Equilibrar las acciones para cuidar el cuerpo y la mente será fundamental.

Cuidarse por dentro y por fuera

🧘 Empieza de adentro hacia afuera

Empezar a cuidarse debe permitirnos mejorar interna y externamente. Algunos cambios requieren más tiempo que otros, sobre todo en el aspecto físico. Debemos entender además las limitaciones del cuerpo, por lo tanto lo mejor es comenzar desde adentro y proyectar esa energía hacia afuera.

El trabajo interno comienza cuando tomamos la decisión y posteriormente definimos la motivación para empezar a cuidarse. Visualiza el objetivo que deseas alcanzar y concéntrate en alcanzarlo. Como recomendación, evita usar el tiempo como factor y acepta que toda mejora, por pequeña que sea te acerca más a la meta.

No te compares con otros. Permítete ser diferente, disfrutar de cada avance y de la forma como éstos te hacen sentir mejor. Identifica tus debilidades y procura mantenerte alejadas de ellas.

⏰ Planifica tus rutinas

Debes crearte un plan, tanto para las comidas como para las actividades que incorporarás en tu rutina. Busca la ayuda de un profesional para diseñar un plan de alimentación o de ejercicios y no esforzarte de forma inadecuada.

Incluso la ingesta de agua debe ser planificada, algunas molestias físicas son causadas porque no tomamos el agua suficiente. Utiliza alarmas, recordatorios y cualquier otra herramienta que te permita planificar las nuevas actividades. Esto permitirá que se conviertan en hábitos y posteriormente no necesitarás de los recordatorios.

Establecer rutinas para alimentarse, tomar agua, ejercitarse, trabajar y descansar; facilitará que el cuerpo se habitúe y regule las funciones orgánicas. Regularizando el sueño, la digestión, disminuyendo los estados de ansiedad.

🤸 Incorpora cualquier actividad física

El cuerpo necesita movilidad para realizar muchas de sus funciones básicas. Incorporar actividad física, incluso la más ligera como yoga o caminata, favorecerá la circulación sanguínea y activará los órganos principales.

Al entrar en actividad y volverla parte de nuestra rutina diaria, estos procesos orgánicos se realizarán con más fluidez, favoreciendo la eliminación de toxinas. Las endorfinas, asociadas a ejercicio no sólo mejoran tu condición física; también producen sensación de bienestar y tranquilidad.

Las personas buscan la satisfacción de sus necesidades de acuerdo a una lista de elementos o situaciones motivadoras. Sentirse bien, puede ser posible con tan sólo tomar la decisión,  realizar pequeños cambios en nuestra rutina diaria, y los consejos de los expertos que te guiarán para saber cómo empezar a cuidarse.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar